Blockchain es una tecnología que está rompiendo esquemas y marcando pautas en relación con la puesta en marcha de prácticas que generen confianza y transparencia en diversos ámbitos de la economía.

Se conoce principalmente su aplicación en el mundo de las finanzas, sobre todo en transacciones relacionadas con criptoactivos, lo cierto es que se está utilizando con mucho éxito en otros sectores e industrias ¿por qué? debido a su versatilidad, ya que, la cadena de bloques constituye, por así decirlo, un libro de contabilidad digital que permite almacenar datos muy diversos, de una forma tanto compartida como descentralizada, lo que dificulta (o hace casi imposible) la manipulación de esa información.

Pero, ¿sabes cuáles son los tipos de blockchain que existen, así como sus características principales? De hecho, es posible clasificar esta revolucionaria tecnología en tres tipos:

Blockchain pública

Como su nombre lo indica, se trata de aquellas cadenas que permiten que cualquier persona pueda acceder como usuario, minero o administrador de un nodo.

Algunos ejemplos son Bitcoin y Ethereum, las cuales son totalmente abiertas y muestran sus

datos al público, permitiendo que su software pueda ser revisado, auditado e incluso, mejorado.

En otras palabras, no existen restricciones, su funcionamiento es totalmente transparente y descentralizado, además, se financia mediante un sistema económico autónomo, que se fundamenta en la minería y las comisiones por transacción.

Blockchain privada

Estas cadenas de bloques constituyen el resultado natural de la evolución de la tecnología, ya que muchas compañías se interesaron por adoptarla, con el objetivo de mejorar la operatividad de sus respectivos procesos. A diferencia de las blockchains públicas, las privadas sí dependen de una autoridad central, que gestiona el acceso de los usuarios, además de las diferentes funciones y permisos asociadas a la red. Su financiamiento depende de la rentabilidad, productividad y ganancias de la compañía.

Hyperledger es un ejemplo clásico de este tipo de cadenas de bloques. Se trata de una red creada para brindar respaldo a las operaciones empresariales de consorcios tecnológicos, financieros y de otros ámbitos, mejorando su rendimiento.

Blockchain híbrida

Básicamente, estas cadenas de bloques toman elementos tanto de las públicas como de las privadas, con el objetivo de aprovechar lo mejor de ambas. XinFin, es una blockchain híbrida muy popular.

Cabe señalar que, en estas redes, la participación es privada y el acceso a sus recursos no es libre, ya que depende de una o varias instituciones. No obstante, el libro de contabilidad es público, es decir, toda persona puede explorar la cadena y verificar las transacciones que allí se desarrollan.

La versatilidad de las blockchains híbridas, las hacen muy útiles para los gobiernos. Por ejemplo, se pueden emplear al momento de organizar procesos electorales, así como para coordinar bases de datos de programas sociales o de salud, verificar la transparencia de las instituciones, automatizar las adquisiciones y facilitar los planes de identidad de la población, entre muchos otros procesos regulados por las autoridades, pero que pueden ser verificados y auditados por cualquier ciudadano. Desde luego, también resultan ideales para las empresas privadas, toda vez que se optimizan las líneas de producción, lo cual favorece la rentabilidad, mientras que las operaciones están abiertas a la inspección pública.

Fuentes: https://academy.bit2me.com/cuantos-tipos-de-blockchain-hay/https://www.lisainstitute.com/blogs/blog/que-es-blockchain-tipos-ejemplos-ventajashttps://blogs.iadb.org/conocimiento-abierto/es/tipos-de-blockchain/

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *