¿Imaginas tus honorarios o sueldo pagado con criptomonedas?

Cualquier trabajo o labor que se realice es remunerado con un pago, a manera de contraprestación. Esto es lo que se conoce como sueldo o salario, cuando se es un empleado o colaborador regular, bien sea contratado temporalmente o de manera indefinida. También se le dice honorario cuando se trata de un trabajo independiente, a destajo o freelance.

Pues bien, ese pago, por lo general, se realiza en dinero fíat, incluyendo depósitos en efectivo, bonificaciones y vales de despensa. Sin embargo, en los últimos años han emergido las criptomonedas, las cuales constituyen activos digitales que se utilizan como inversión y también como mecanismo de pago para diversos bienes y servicios.

De hecho, los pagos que se realizan en criptomonedas, como Bitcoin, son cada vez más frecuentes y, constantemente, nuevos comercios y empresas aceptan estos activos de parte de sus clientes y usuarios. Esto demuestra que la actual revolución financiera representada por la irrupción de los criptoactivos está abarcando diferentes ámbitos de la vida productiva, incluyendo un aspecto fundamental de la economía, como es el pago de los salarios y honorarios.

Lo primero que debemos tomar en cuenta es cómo se realiza un pago en criptomonedas. Pues, básicamente se trata de una transferencia de esos activos

digitales de una billetera, o wallet, a otra. Desde luego, para este tipo de pago de persona a persona (person to person o P2P) necesitas la dirección pública del receptor de los fondos. También, se pueden hacer los pagos mediante un exchange centralizado, que cumple el papel de tercero de confianza, es decir, como un intermediario entre el emisor y el destinatario de los recursos.

Sin embargo, existen disposiciones legales que deben ser tomadas en cuenta a la hora de pagar salarios en criptomonedas. Por ejemplo, es importante verificar que el marco jurídico permita utilizar este tipo de recursos como contribución al empleo. Tomemos el caso de España donde las leyes no aceptan que un empleador abone el salario en monedas que no sean de curso legal, en ese caso en euros, por lo que un pago en bitcoins, por ejemplo, no sería posible.

No obstante, en el caso de actividades ocasionales, proyectos independientes e, incluso, en trabajos que se realizan desde otros países, el pago de honorarios en criptomonedas  es bastante utilizado y se trata de una tendencia en franco ascenso.  Diseñadores, redactores, educadores, productores de contenido audiovisual, investigadores, entrenadores y toda una gama de especialistas y profesionales en diversas áreas, realizan actividades desde sus naciones de residencia para empresas y organizaciones radicadas en otras latitudes y, en muchos casos, reciben el pago por sus servicios en criptomonedas. Las razones pueden ser muy diversas y van desde evitar el papeleo y los trámites complicados, hasta tener confianza en una nueva filosofía financiera alejada del concepto tradicional del dinero fíat; incluso, en países con economías altamente

inflacionarias, muchos proveedores de servicios prefieren ser retribuidos con criptomonedas, las cuales, a pesar de ser considerablemente volátiles – a menos que sean stablecoins-, resultan más confiables que sus monedas nacionales.

Otros motivos que están provocando el pago de honorarios o salarios en criptomonedas incluyen el hecho de que los fondos se pueden utilizar en, prácticamente, cualquier territorio del globo terráqueo y, si el destinatario lo desea, puede cambiarlos por dinero fíat. Además, las transacciones son bastante rápidas, incluso más que una transferencia bancaria tradicional realizada mediante el sistema Swift, que es empleado a escala internacional por gran número de bancos.

Asimismo, se puede decir que estos “criptosalarios” o “criptohonorarios”, por así llamarlos, constituyen un dinamizador de la economía, al menos en el ámbito latinoamericano, donde cada vez más personas ofrecen sus servicios de manera online, a empresas e instituciones. Para ese personal, las criptomonedas pueden significar mucho más que un simple pago, convirtiéndose, incluso, en una inversión y sentando las bases, cada vez más sólidas, de una nueva era financiera, en permanente construcción y desarrollo.

Y tú, ¿quisieras recibir tu pagó en criptomonedas?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *